Caster Semenya lamenta que “nunca me sentí muy apoyada ni reconocida por las mujeres”


Caster Semenya, en la final del 800 en Río.
EFE

Caster Semenya, que mantiene una batalla judicial contra la IAAF por la norma sobre hiperandrogenismo que le obliga a medicarse, criticó este miércoles que no ha sentido el apoyo de otras mujeres en el deporte.

La doble campeona olímpica de 800 metros no podrá defender su título mundial de la distancia en Doha a no ser que acepte iniciar un tratamiento para bajar sus niveles de testosterona y fue la protagonista de una conferencia sobre mujeres, en la que denunció que “desde que practico deporte, nunca me sentí muy apoyada, nunca me he sentido reconocida principalmente por las mujeres”.

La sudafricana destacó que “soy el arquitecto de mi carrera y nadie decidirá sobre la misma”, en alusión a la limitación de la IAAF que le impide competir en distancias desde los 400 metros a la milla si aceptar reducir sus niveles de testosterona.

Pese a que la justicia suiza había suspendido provisionalmente la norma del máximo organismo del atletismo mundial que le obligaba a medicarse, Semenya sufrió un duro varapalo cuando la corte suiza le dejó fuera de los Mundiales de Doha.

“Quien quiera evitar que corra tendrá que sacarme de la pista”, aseguró la atleta.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook