Carola Bravo: la parábola de sus geometrías habitadas


Carola Bravo (Caracas, 1962), artista y doctora en arquitectura, trabajó inicialmente con cartografías sobre mármol o sobre el espacio mismo que mapeaban modos de percepción de zonas geográficas amenazadas, como ciertos mapas de territorios bajo cambios climáticos. Siendo artista-cartógrafa conoce muy bien la paradoja de la representación planteada por Jorge Luis Borges en el famoso relato de un “mapa del Imperio, que tenía el tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él”: ¿Cómo distinguir la representación de lo real? ¿Qué sucede si la copia, la simulación, suplanta a la realidad? En la última década ha llevado estas preguntas, claves en el origen del arte conceptual, a nuevas fronteras a través de sus instalaciones de video. Así, desafía la índole del medio indagando en otro modo de construir la temporalidad y en algunas de sus video-instalaciones encara, junto a los problemas de la representación, dilemas humanos del presente. Inhabited Geometries de Bravo en Bernice Steinbaum Gallery presenta sus obras más recientes.

Bravo ha creado un modo único de alterar la sucesión de imágenes que caracteriza el medio —primero un acontecimiento, luego el otro— y que marca una temporalidad lineal. La estructura de sus videos está hecha con el principio de la muñeca rusa: tras filmar una escena en el espacio, la proyecta en el mismo lugar, y de nuevo filma esa proyección con ligeras intervenciones hasta cuando finalmente yuxtapone escenas sobre escenas en un solo momento insertándolas en un juego de escalas. De este modo, el espectador tiene una experiencia sui generis: lo que está viendo en un instante contiene una superposición de “capas” de imágenes y acciones filmadas en tiempos diversos pero proyectadas simultáneamente.

En algunas obras en las cuales proyecta su propio cuerpo a escala natural en un lugar en el que realmente están ciertos objetos filmados que encajan a la perfección con su representación logra emular la máquina de proyección que ideó Bioy Casaras en la invención de Morell (1933): una máquina capaz de crear con sus imágenes holográficas la ilusión de que las presencias realmente están ahí. En Inhabited Geometrics introduce además por primera vez una banda sonora construida con ayuda del músico Julio Prato. En el audio se oye el ruido de las cosas al moverse en las filmaciones superpuestas y el de su propia voz leyendo suavemente textos que reflejan lo que vemos.

Sus videos son auto-reflexivos: contienen su propia imagen y la metáfora de sí misma como extensión del mundo, y construyen y decontruyen los principios del medio recurriendo a recursos como el uso del espejo y las apropiaciones de la biblioteca de la historia del arte. En “Moving Identity Canon” Bravo transporta al video la imagen más famosa de la búsqueda de la cuadratura del círculo y de la idea del hombre como medida de todas las obras arquitectónicas: ocupa así con su figura de una mujer vestida de blanco el lugar del Hombre del Vitrubio (1490) de Leonardo da Vinci. La “medida” que ella construye en Inhabited Geometries nos refiere a su propia relación con la casa –y con la casa de Bernice Steimbaum—, o más extensamente con la noción de hogar. “Es una serie inspirada en la Poética del espacio de Bachelard. Los espacios que exploro son los de la casa, espacios íntimos donde guardamos o proyectamos nuestras memorias”. Traza así otro modo de cartografías: “mapea”, esto es, encuentra las dimensiones, las escalas, las proporciones de lugares del hogar desde su dimensión de mujer artista. De hecho, transforma los rincones de una habitación en la casa de Steinbaum en espacios sin fin para la percepción.

En “Geometry of Echoes”, 2019, aparece midiendo el espacio con un tubo que a su vez está realmente instalado en la pared. Y la escala de proyección de su imagen juega con la perspectiva. A esa escena se sobrepone una nueva capa en la que aparece dibujando líneas directamente sobre la pared. “Las capas de la memoria también se alejan y regresan a nosotros, cambiando incesantemente sus dimensiones”, reflexiona.

En “Dreamer of Corners and Books” dibuja en la pared una biblioteca y la proyección de este espacio y de su propio cuerpo entrando ahí se duplica en el espejo. Al reflejo se suma la sombra de su silueta proyectada entre libros reales. En “The House of Memory” la video instalación reflejada en otro espejo se funde con una banca y otros objetos reales: manteles blancos dispersos en el suelo y una maleta negra de cuero que fue de su abuelo y que trajo consigo de Venezuela. En un instante dibuja en la pared una ventana magritiana. Todas las cosas –a la vez reales y representadas- están sujetas a la medida de una movilidad asociada a la experiencia de la emigración y a la búsqueda incesante del hogar.

En “The Warm Nest”, el único video que se presenta en monitor, la imagen real de la chimenea de su casa en Miami se amplia de tal modo que sobre la imagen del fuego que crepita ella aparece fabricando un nido. Una ave transparente que vuela hacia otro espacio inserta la metáfora del hogar en movimiento que no sólo funde la copia y la representación de una escena en su casa sino alude a lo que realmente sucede en ese oikos que es la tierra, la casa de todos. Inhabited Geometries despliega la obra de una de las mejores artistas de video de la ciudad.

‘Carola Bravo: Inhabited Geometries’, Bernice Steimbaum Gallery. 2101 Tigertail Avenue, Coconut Grove, Fl 331333. Cita previa. (305) 987-7380. Hasta el 21 de febrero.



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook