Bolivia regresa a las urnas: ¿volverá la estabilidad?


El empresario y exlíder cívico de derecha, Luis Fernando Camacho, de CREEMOS, a quien los sondeos ubican tercero, podría dirimir la disputa entre Arce y Mesa en una eventual segunda vuelta según pronostican las encuestas. Algunos sondeos anticipan un posible triunfo de Arce en primera vuelta con base en proyecciones.

Para ganar en primera vuelta es necesario que el puntero obtenga el 50% más uno de los votos o un mínimo de 40% de los sufragios y al menos una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado. Analistas han dicho que será la elección más reñida desde que el país regreso a la democracia en 1982.

De ser necesario, la segunda vuelta se realizaría el 28 de noviembre.

Arce aglutina a sectores rurales, indígenas y urbano populares; Mesa al voto moderado del centro y Camacho a los sectores conservadores y reaccionarios a Morales afincados sobre todo en la región oriental de Santa Cruz, motor económico del país y contrapeso a la influencia política de La Paz en el occidente.

Morales fue el primer presidente indígena y desde su exilio en Buenos Aires mantiene al país dividido entre seguidores y detractores. También está en juego su liderazgo.

En Argentina viven unos 140.000 votantes bolivianos, cuyo sufragio podría incidir en el resultado final de los comicios.

Bolivia marca el calendario electoral en Sudamérica en medio de la pandemia que ha agitado más el clima político en la región, dijo a la AP Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano con sede en Washington.

En el país la emergencia sanitaria obligó a suspender en dos ocasiones los comicios, lo que tensó más ambiente y obligó a los candidatos a reenfocar sus discursos en la salud.

Cerca de 140.000 contagios y 8.407 decesos han sido producto de la pandemia.

“Los nuevos líderes ejecutivos y legislativos de Bolivia enfrentarán desafíos abrumadores en un país polarizado, asolado por el COVID-19 y obstaculizado por instituciones endémicamente débiles”, opinó Wola, una organización con base en Estados Unidos que promueve los derechos humanos, al convocar esta semana a un evento virtual sobre las elecciones.

Varias organizaciones han enviado observadores al país, entre ellos, la Organización de Estados Americanos (OEA), que denunció fraude el año pasado, la Unión Europea (UE), y el Centro Carter. También habrá organizaciones invitadas, como la Internacional Progresista (IP), que aglutina a la izquierda entre otros.

La ONU, la UE y la Iglesia Católica llamaron recientemente a evitar la violencia y a cumplir con medidas preventivas ante posibles manifestaciones de quienes pudieran desconocer los resultados y han respaldado al renovado Tribunal Supremo Electoral (TSE).

De nueve candidatos, tres se han retirado, entre ellos, la presidenta interina Jeanine Áñez, quien anunció que buscaría el poder a través de las urnas pero desistió tras caer en las encuestas en medio de la pandemia.

El TSE anunció un sistema de conteo rápido para adelantar resultados el domingo.

En las elecciones además se renovará la totalidad la Asamblea Legislativa de 136 miembros. El nuevo gobierno asumirá de inmediato a la conclusión del computo, se informó.



Source link

SiteLock
Facebook