Boca Juniors pide suspender la final de Copa Libertadores


Boca Juniors solicitó el domingo la suspensión de la final de la Copa Libertadores ante River Plate y que se le dé por ganado el trofeo a causa de los graves hechos de violencia que sucedieron en la víspera, cuando el autobús que trasladaba al plantel boquense fue atacado por los fanáticos del equipo local con piedras y palos a pocas cuadras del estadio Monumental.

La directiva boquense argumentó que su equipo no está en igualdad de condiciones de disputar la final ya que su capitán Pablo Pérez sufrió una lesión en el ojo por las astillas de los vidrios rotos del vehículo.

“Luego de los hechos de violencia sufridos en las inmediaciones del estadio, de haber constatado la magnitud y gravedad de los mismos y las consecuencias que han generado en el plantel, Boca considera que esas condiciones no están dadas y solicita la suspensión del partido, así como la aplicación de las sanciones correspondientes”, expresó la entidad en un comunicado.

Boca solicita la aplicación del artículo 18 del reglamento de la entidad sudamericana, el cual contempla la descalificación de un equipo y pérdida de puntos en caso de mal comportamiento de sus hinchas.

River Plate y Boca Juniors, los dos gigantes del fútbol argentino y clásicos rivales, tenían previsto definir este sábado por primera vez en su historia el título de la Copa Libertadores. Pero la Conmebol postergó el encuentro para el domingo a causa de los graves incidentes que se desencadenaron a la llegada de los visitantes en el Monumental.

Videos viralizados en redes sociales mostraron cuando el vehículo, pese a estar custodiado por varias patrullas y motocicletas de la policía, fue impactado por proyectiles al pasar frente a un vallado detrás del cual había varios fanáticos de River.

Varios jugadores de Boca sufrieron heridas cortantes y resultaron afectados por gases lacrimógenos lanzados por la policía para dispersar a los agresores.

El capitán Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo fueron trasladados en ambulancia a una clínica privada. El primero sufrió cortes en el brazo y tenía lesionado un ojo por astillas de vidrios, según imágenes tomadas en el vestuario de Boca por allegados y difundidas en las redes sociales. En tanto a Lamardo, se le vio con problemas para respirar a causa de los gases.

El violento episodio trajo a la memoria lo sucedido en los cuartos de final de la Libertadores de 2015 en el estadio la Bombonera. Simpatizantes locales lanzaron gas pimienta a los jugadores de River cuando salían por una manga hacia el campo de juego. Varios sufrieron lesiones en los ojos y tuvieron problemas para respirar.

La Conmebol le dio por ganado el partido a River y sancionó a Boca con la suspensión de su estadio y una multa económica.

Este antecedente fue recordado en la víspera por Carlos Tevez, figura de Boca Juniors, quien advirtió que si hubiera sido River el que sufrió el ataque “ya le habrían dado la copa”.

Conmebol había reprogramado la final para este domingo a las 17:00 hora local (2000 GMT).

Tras conocerse el comunicado de Boca, su rival publicó en su cuenta oficial de Twitter que “la apertura de las puertas del estadio Monumental es a las 13 horas”. Varios miles de simpatizantes millonarios se encontraban en los alrededores de la cancha aguardando por ingresar.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook