Arte, glamour y represión en Cuba durante Bienal de La Habana


Luis Manuel Alcántara detenido en Cuba por realizar performance con la bandera americana

Luis Manuel Otero Alcántara fue detenido el 11 de abril de 2019 por realizar performance con la bandera americana (USA) en alusión a la performance que realizaría Daniel Llorente en la Plaza de la Revolución.



Luis Manuel Otero Alcántara fue detenido el 11 de abril de 2019 por realizar performance con la bandera americana (USA) en alusión a la performance que realizaría Daniel Llorente en la Plaza de la Revolución.







Los turistas y cubanos que solo observen las instalaciones artísticas a lo largo del malecón habanero en el proyecto Detrás del Muro, durante la 13 Bienal de La Habana, se llevarán una idea superficial de lo que produce en términos artísticos un país que cada vez más crea a contracorriente de las pautas dictadas por el gobierno.

De la misma manera que La Habana no es solo su malecón, por emblemático que este sea, y el Vedado no es solo la calle Línea, donde también se exponen piezas de arte y se agrupan unas cuantas galerías, los artistas ya no quieren quedarse callados ante “un decreto que amenaza convertirse en ley para limitar la creación artística en Cuba”, como dice un folleto informativo sobre el Decreto 349.

Desde su inicio el viernes 12 de abril, la 13 Bienal de La Habana se desarrolla en un clima de controversia por el hostigamiento y arresto a artistas que se oponen al censor decreto. Tres veces en menos de una semana ha sido detenido el artista multidisciplinario Luis Manuel Otero Alcántara, líder del grupo San Isidro, y uno de los organizadores de la alternativa 00#Bienal, que se celebró en mayo del año pasado como respuesta a la postergación de la Bienal por parte del gobierno, con la justificación de que el país había sido muy afectado por el paso del huracán Irma.

Esta es una de las razones que ahora cuestionan artistas como Tania Bruguera, quien señala que la presente Bienal, con los gastos que conlleva para el país, se desarrolla solo dos meses después de que La Habana fuera golpeada por un devastador tornado a principios de febrero.

En el mismo texto enviado a los medios, titulado Por qué no voy a la Bienal de La Habana este año, Bruguera denuncia que “el Ministerio de Cultura decide el apoyo material y promocional al proyecto de un artista basándose no en su calidad artística sino en su lealtad al gobierno y en el uso que puedan hacer de ese artista para mejorar la imagen internacional del país.

“El objetivo de esta Bienal no es promocionar a los artistas cubanos (eso le tocará a cada uno según sus posibilidades) sino que todos vayan entendiendo que el decreto-ley 349 será aplicado solo sobre quienes sean independientes y hagan preguntas incómodas”, añadió Bruguera.

Otero Alcántara fue detenido precisamente por organizar un performance en el que participaron artistas y vecinos de su barrio, San Isidro, quienes corrieron llevando una bandera norteamericana. Este fue un homenaje a Daniel Llorente, apresado por hacer un performance similar en la Plaza de la Revolución durante el desfile del Primero de Mayo del 2017.

Este tipo de acciones artísticas son las que se pierden quienes visitan La Habana cautivados por la mezcla de propaganda, ruinas y soirées que ofrece la capital cubana durante la Bienal.

La artista y activista Lía Villares señaló a el Nuevo Herald que muchas personas se dejan llevar por “el embrujo” de La Habana, que el gobierno aprovecha para extender invitaciones a artistas extranjeros y cubanos que viven en el exterior.

“La Bienal tiene esa magia turística, y muchos quieren hacerse de la vista gorda sobre lo que está pasando”, dijo Villares, indicando que “lo que se quiere es que los extranjeros, los artistas, presten atención y se solidaricen con los artistas que sufren el hostigamiento de las autoridades”.

decreto349omnipoeta.jpg

Amaury Pacheco “Omni poeta” con el escritor Jorge Olivera Castillo, que preside el Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC), uno de los encarcelados durante la Primavera Negra, en marzo del 2003.

Además de Otero Alcántara, también han sido detenidos durante la Bienal el poeta performático Amaury Pacheco, conocido como “Omnipoeta“, y el curador y promotor cultural Michel Matos, quien contó que había recibido amenazas contra su familia y que una alta oficial de la Seguridad del Estado le preguntó por una foto en la que un grupo de artistas que se oponen al Decreto 349 aparecen junto al secretario de la OEA, Luis Almagro, a quien la oficial calificó de “agente de la CIA”.

“Tanto yo como muchos otros hemos sido amenazados físicamente, con frases como “Aquí cualquiera puede sufrir un accidente”. También nos amenazan regularmente con no poder salir de la isla”, dijo Matos al ofrecer su testimonio para el informe El arte bajo presión: El Decreto 349 restringe la libertad de creación en Cuba.

Elaborado por Artists at Risk Connection (ARC), de PEN America, y con la colaboración de la abogada Laritza Diversent, de la organización Cubalex, el informe se publicó a principios de marzo reflejando otros testimonios como el del poeta y fotógrafo Ariel Maceo Téllez.

“¿Usted puede imaginar que un funcionario de alto nivel se molestó lo suficiente para amenazarme a causa de un poema sobre una mosca y un flan?”, denunció Maceo Téllez en el informe.

Por su parte, en su manifiesto de rechazo a asistir a la Bienal, Bruguera condenó las diversas manifestaciones de la censura y la insistencia de las autoridades culturales en desacreditar a los artistas. El mismo viceministro de Cultura, Fernando Rojas, los ha calificado en las redes sociales como “artivistas”.

pulover349segundafoto.jpeg

Uno de los t-shirt que condenan el Decreto 349 y que se piden usen los artistas y turistas que asisten a la 13 Bienal de La Habana en solidaridad con los artistas censurados.

Cortesía

“No pudiera tomarme un selfie entre amigos mientras sé que, en ese mismo momento, hay artistas presos y constantemente acosados porque son incómodos y no entran en la narrativa oficial de la Bienal creada por el Ministerio de Cultura”, dijo Bruguera afirmando que en el lenguaje oficial el eufemismo “mala obra” quiere decir en realidad “no me meto en eso porque me va a traer problemas”.

Uno de los aspectos más controversiales del Decreto 349 es que regula la actividad artística y evalúa a quienes la practican. Así los artistas deben estar registrados con instituciones culturales afiliadas al gobierno.

“Si el gobierno cubano realmente quiere apoyar y elevar el sector cultural, crear una nueva generación de inspectores culturales no inspira ningún tipo de confianza”, dijo a el Nuevo Herald Laura Kauer García, administradora de Artists at Risk Connection.

Villares echa por tierra la validez de la exigencia del gobierno de que los artistas deben tener una instrucción formal señalando que “en Cuba, Basquiat no hubiera ido a ninguna parte”.

Galerías alternativas

Fundadora de la galería independiente El Círculo, junto al artista Luis Trápaga, quien todavía la mantiene abierta, Villares cuenta que en La Habana proliferan las galerías alternativas que las personas abren en sus casas, como si fuera un paladar o un lugar para alquilar a través de Airbnb.

“Algunas están en casas superlujosas en el Vedado, con muchas luces, dijo comentando que se aprecia que en ellas se hizo una “inversión importante.

Muchas de esas galerías independientes cuentan con el apoyo del gobierno, otras como Galleria Continua son una sucursal de la famosa galería italiana, que tiene su espacio en el antiguo cine Aguila de Oro, en el Barrio Chino de La Habana.

“Todo el arte que se exhibe en la Bienal es más o menos autorizado. Puedes ver obras más o menos contestatarias, pero si están en [el complejo] Morro Cabaña, el contexto le resta fuerza a la pieza, que cuando está siendo tolerada y secuestrada por el oficialismo ya pierde todo su sentido crítico, dijo Villares en referencia a la historia de La Cabaña como escenario de los fusilamientos del castrismo.

Asimismo indicó que quienes tienen interés en ver arte genuino deben explorar los lugares donde se exponen a los artistas no autorizados.

La muestra colectiva De un fanático de Rockefeller a un discípulo de Kruschov, que se expone en Nuevo Vedado, presenta El intrusismo del inspector, del artista independiente Leandro Feal, en la que se critica la figura del funcionario encargado de poner el cuño a lo que se considera arte. Hamlet Lavastida es otro de los artistas que integra la exposición con su Manual mínimo para leer un alfabeto proletario.

Reynier Leyva Novo “El Chino” presenta El día feliz en la galería independiente El Oficio, en Centro Habana, que exhibe imágenes en las que el espacio que ocupaba Fidel Castro aparece vacío. Así se ve un podio en la Plaza de la Revolución en el que los micrófonos están sin orador, y unas vacas que no tienen a su más grande admirador. No hace falta explicar por qué para muchos cubanos una jornada sin Castro es un día feliz.

También, Amaury Pacheco presentará a finales de mes en su casa en Alamar la exposición El sentido de atesorar horrores, que incluirá graffiti, instalaciones, performances y poesía. En respuesta a un insulto que escribieron en el exterior de su apartamento, ya expuso la primera pieza, Escarnio publico.

“He convertido un vandalismo en una obra de arte, dijo Pacheco en su perfil de Facebook.

Apoyo desde Miami

Puente a la Vista, un proyecto que reúne a artistas de varias disciplinas, apoya desde Miami a los creadores que en Cuba se oponen al Decreto 349.

“Me ha tocado muy de cerca el caso de los raperos contestatarios Maykel ‘Osorbo’ y Pupito En Sy [quienes se encuentran encarcelados]. Hay tantas injusticias a nuestro alrededor que es imposible virar la cara y no hacer algo”, dijo Idabell Rosales, que preside la organizacion Vista Larga, coordinadora de Puente a la Vista, que digitalmente busca “emancipar la cultura’.

Además, este sábado 20, a las 7:30 p.m., un grupo de artistas de Miami realizarán la lectura performática En boca cerrada no entran moscas, con Julián González Preval, Ana Olema y Didier Santos, en Casa Templo del Arte Cubano de Miami, en Miami Beach.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook