Anciana cubana necesita ayuda para reparar su vivienda


Norma Minsal tiene la pared de la sala de su apartamento en Hialeah llena de fotos de sus nietos y bisnietos. Ese es su pequeño mundo desde que hace 11 años le dio un derrame cerebral que le paralizó el lado derecho del cuerpo y la dejó confinada a una silla de ruedas.

Minsal, de 94 años, no se puede mover con el cuerpo, pero su mente se mantiene activa y es capaz de viajar a su niñez o recordar como conoció a su esposo Esteban, ya fallecido.

Sin embargo, a pesar de que Minsal habla con pasión del vecindario de La Habana donde nació, Puentes Grandes, cerca del río Almendares, o del vestido rosado que se puso el día de sus Quince, no puede contestar lo que se le pregunta.

Minsal ha perdido casi por completo la audición, y eso la distancia del mundo porque para comunicarse hay que escribirle lo que queremos saber o lo que necesita.

Un lápiz y unas cuantas palabras hacen magia, y ella vuelve a ser quien era y recupera la sonrisa que la caracteriza. Pero un buen aparato de audición sería la solución para que pueda hablar con sus nietos, y sobre todo con Agustina Anduray, una hondureña de 76 años que la cuida y la acompaña las 24 horas del día.

Cómo ayudar: Wish Book está tratando de ayudar a esta familia y a cientos de personas con necesidades este año. Para donar, puede hacerlo de manera segura en: elnuevoherald.com/wish-book-es.

La historia de Minsal forma parte del Wishbook, la iniciativa que llevan a cabo el Miami Heral y el Nuevo Herald cada año durante esta temporada, buscando ayuda para quienes necesitan de la comunidad porque en muchas ocasiones no pueden valerse por sí mismos.

El programa Guardianship Program of Dade County nominó a Minsal para el Wishbook porque considera que es imprescindible que se hagan reparaciones en su apartamento, para que no se vea obligada a tener que dejarlo.

“Ella es una persona que nunca se queja, siempre está alegre”, dice su hijo Pedro Minsal, que no vive con ella pero está presente para acompañarla en la entrevista con el Nuevo Herald.

“Le gustaba hacer fiestas, reunir a la familia y cocinar para todos”, añadió Pedro, que dice que recientemente su mamá pasó 11 días sin aire acondicionado porque el aparato se rompe con frecuencia.

01WB_MINSAL_CPJ

Agustina Anduray, que cuida a Norma Minsal todo el tiempo, en la cocina, una de las habitaciones del apartamento que necesita reparaciones.

Carl Juste cjuste@miamiherald.com

Arreglarlo costaría varios miles de dólares porque no hay que cambiar solo la unidad de aire acondicionado interior, sino que es necesario subir al techo a cambiar el compresor. Esto debe hacerse con una grúa especial, lo que elevaría el costo otros $1,000, calcula uno de los nietos de Minsal, que ha estado buscando presupuesto para los arreglos.

Minsal compró este apartamento hace 20 años, después de vender la casa familiar que su esposo y ella tenían en Hialeah. Después quedó viuda, y como muchos ancianos, tuvo que pedir un préstamo revertido, en el que la vivienda funciona como colateral, para pagar sus gastos.

Su hijo Pedro señala que los recursos económicos que le generó el préstamo se le agotaron. Como muchos ancianos también, ha vivido mucho más de lo que calculó.

Ahora la cocina y los baños del apartamento, que no se han renovado desde los años 1970, necesitan costosas reparaciones. La humedad en los gabinetes y los salideros de agua ponen en peligro la salud de Minsal y representan un potencial problema para su permanencia en el apartamento.

Minsal llegó a Estados Unidos en el año 1962 y se dedicó a criar a sus hijos. El más pequeño tenía 3 años.

normaminsal.jpg

Norma Minsal muestra la foto de su boda con su esposo Esteban, ya fallecido, una de las que integran la galería de recuerdos familiares en su apartamento.

Sarah Moreno El Nuevo Herald

Durante la entrevista, su hijo Pedro le alcanza la foto de su boda.

“Nos casamos el 4 de mayo…”, dice, y ahí se queda porque no recuerda el año.

Sí tiene fresco en la memoria cómo conoció a Esteban. A ella le decían La Gallega porque sus padres eran españoles. Solía visitar una casa en la que siempre estaba Esteban.

“La señora de la casa solo tenía hijos varones. Pero yo me enamoré de Esteban”, comenta, como volviendo a vivir esos momentos en que decidió distinguirlo a él entre todos.

Si las fotos son el testimonio de una vida, las que ella tiene frente a sí prueban que Minsal ha tenido una vida plena.

“Mira, ese es uno de mis bisnietos, su mamá es catalana. Y esos otros son futbolistas”, comenta en la butaca donde ve televisión, come y pasa todo el día.

Sería bueno que no tuviera que irse de su casa, que pasara los últimos días cerca de esos recuerdos, que sus hijos y nietos la sigan visitando donde antes organizaba las cenas familiares.

“Siempre ha sido muy cariñosa. Cuando yo llegaba tarde, me solía esperar viendo una película y a veces la comentábamos”, dice Pedro preocupado.

CÓMO AYUDAR

Wish Book trata de ayudar a cientos de familias necesitadas este año. Para donar, pague de manera segura en MiamiHerald.com/wishbook. Para obtener información, llame al 305-376-2906 o envíe un correo electrónico a wishbook@miamiherald.com. (Los artículos más solicitados suelen ser computadoras portátiles y tabletas para la escuela, muebles y camionetas accesibles). Lea más en MiamiHerald.com/wishbook.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook