Vacunar de tos ferina a las embarazadas reduce un 91% el riesgo para los lactantes


Vacunación.
EUROPA PRESS/SESCAM


Según la comadrona de Lleida, Rosa Alzuria, vacunar de tos ferina a mujeres embarazadas reduce hasta un 91% el riesgo de que el lactante padezca la enfermedad en sus primeros meses de vida. Alzuria presentará su ponencia sobre este tema este jueves en la jornada de enfermería que se celebrará en Igualada (Barcelona) para hablar sobre vacunas. 

“Durante el tercer trimestre de gestación, hay que vacunar a las embarazadas de tos ferina porque es la mejor estrategia para prevenir la enfermedad en menores de 3 meses, el grupo de edad con mayor afectación, reduciendo el riesgo de infección hasta un 91 % durante los dos primeros meses de vida, y hasta un 69% durante el primer año”, ha detallado.

Más de 300 enfermeras de Cataluña participarán en la VI Jornada de Vacunas de la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria (AIFICC) que tendrá lugar en el Teatro Municipal Ateneu de la localidad barcelonesa. Se abordará, entre otros temas, la vacunación de la gripe en embarazadas y personas en situación de inmunosupresión (sistema inmune debilitado), como enfermos de VIH, leucemia, personas en tratamientos para el cáncer o trasplantados. 

Respecto a este tema, Alzuria ha señalado que “la vacuna antigripal es segura a lo largo de todo el embarazo y ha mostrado su eficacia (puede llegar al 65%) no solo para la mujer, sino también para el lactante hasta los 6 meses de vida”.

En relación a los inmunosuprimidos, la doctora Magda  Campins señala que “lo que tenemos que tener más presente es la seguridad en los efectos de la vacuna, que no responde igual en estos pacientes, donde a menudo la respuesta de la vacuna también es menor de la esperada”.

En este sentido, Campins comenta que “en el caso de los pacientes que esperan trasplante lo que hacemos es hacer serología de sarampión y varicela antes de ser trasplantados. Si sale negativo y hay que vacunar, tenemos que hacerlo en fases iniciales, es decir, cuando están en lista de espera del órgano y aún no están inmunodeprimidos. Después, cuando empiezan a tomar inmunosupresores para evitar el rechazo del órgano, ya no los podemos vacunar”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook