Trump se cree un Rey – Miami Diario


Time pinta a Trump como un monarca en su más reciente edición. Con lo que realiza una de las críticas editoriales más duras a lo que va de su mandato: el peligro del exceso de poder y cómo un ataque constante a las instituciones puede socavar la democracia.

El presidente Donald Trump se ve al espejo sobre el que se refleja su imagen con capa y corona. La imagen de portada de la revista Time la acompaña el título “Yo, Rey”,  encabeza un reportaje sobre los más recientes ataques desde la Casa Blanca contra la investigación sobre la trama rusa encabezada por el fiscal especial Robert Mueller.

La ilustración es del reconocido artista Tim O’Brien, quien ha sido el autor de decenas de portadas de Time desde 1989.

El artista tomó como inspiración la afirmación hecha por el presidente esta semana vía Twitter, en la que dijo que puede indultarse a sí mismo ante una eventual acusación formal de Mueller

Robert Mueller  busca determinar si hubo coordinación entre la campaña presidencial del entonces candidato republicano y Rusia para afectar los resultados de los comicios de noviembre de 2016.

“Este retrato de Trump ante un espejo y viendo a un rey llega al mismo epicentro de cómo él y su equipo legal se han comportado la semana pasada y durante los últimos 500 días”, dice el ilustrador.

Según Univisión el contexto de la portada no puede ser más crítico para la realidad política estadounidense. “La máxima representación del poder nacional -y en algunos casos internacional- no ha dejado de descalificar una investigación que es crucial para determinar si una potencia extranjera trabajó en coordinación con una campaña nacional para afectar la voluntad del electorado“.

Trump ha dicho decenas de veces que no hubo colusión. Asegura que todo se trata de una “cacería de brujas” y que la investigación es “inconstitucional” e insiste en que se puede autoindultar.

La última vez que un presidente estuvo a punto de ser destituido en un juicio político o impeachment fue durante el gobierno de Bill Clinton en 1998-99.

Aún cuando el proceso de investigación aún está en curso, la postura de Trump ha sido la de descalificar a las instituciones del Estado, lo que para algunos observadores es un esfuerzo para minar el principio sagrado de separación de poderes.

Con información de Univisión




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook