Toyota no es McLaren, por suerte


Segundo abandono consecutivo de Fernando Alonso, segundo también de la temporada. Más se perdió en Cuba. Ya nadie espera mucho de lo que consiga el asturiano en Fórmula 1, ni él mismo, y por eso no ha confirmado de manera tajante su renovación. De hecho, McLaren está intentando que se quede con ellos como sea… aunque no esté en el Gran Circo. Quien espere volver a ver a Alonso campeón del mundo de Fórmula 1, que se olvide.

Por suerte para Alonso y para sus aficionados, esos que fueron cambiando de camisa de Renault a McLaren, de ahí a Ferrari y de nuevo a McLaren, esta misma semana ya se pone el modo 24 horas de Le Mans. Toyota no es, ni mucho menos, McLaren en historia del automovilismo, pero sí puede presumir de ser el líder indiscutible de su disciplina. Y esa es el Mundial de Resistencia, un certamen que hoy por hoy da carreras infinitamente más entretenidas que el de Fórmula 1. Y al que escribe estas líneas le pesa mucho decir esto, pero negarlo sería mentir.

Decía Alonso unos días antes de la carrera de Canadá que no iban a cambiar mucho las cosas, que la Fórmula 1 es previsible. Va a pasar toda la temporada luchando del 7º al 12º… mientras lleve el mono de McLaren. Este mismo lunes se cambiará de ropa, se pondrá el traje de Toyota y vivirá una semana única que, si la suerte le acompaña (el talento, el trabajo y la máquina ya lo llevan de serie), puede acabar con una histórica victoria en el circuito más grande del mundo.

¿Ganar en McLaren? Imposible. ¿Ganar en Toyota? El único objetivo. No, Toyota no es McLaren. Por suerte.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook