Simeone, la leyenda


IÑAKI CANO


El Atlético de Madrid intentará en Lyon deshacer el empate que tiene en su estadísticas particulares con las finales europeas. Ocho jugadas. Cuatro perdidas y cuatro ganadas. Ocho finales en las que la espina de la Champions League duele en el cuerpo de los rojiblancos y en el que la rosa de la UEFA Europa League es la que más y mejor perfume desprende porque las finales disputadas cuentan como ganadas.

Sin duda en el Atlético de Madrid, y esto es de perogrullo, hay un antes y un después de la llegada del Cholo Simeone al banquillo. El equipo del Metropolitano jugará su novena final, que será la cuarta bajo la dirección del argentino. Se le podrán criticar muchas cosas pero él, y sólo él, ha cambiado a ‘El Pupas’.

Aquel maldito apodo, con Simeone, se ahogó en el Manzanares y desapareció del vestuario rojiblanco. Primero como jugador, contagiando a sus compañeros de vestuario para alcanzar el histórico doblete arrebatándoselo a Real Madrid y Barcelona. Después como entrenador desde el 2012 hizo creerse a los socios y a sus pupilos que el dinero no lo es todo en el fútbol.

Bajo su dirección como entrenador, ganó una Liga y Copa a los dueños del fútbol español. Levantó una UEFA Europa League y ahora ha llevado de nuevo al Atleti a otra final. Triunfos y derrotas aparte, Simeone ha contagiado de su espíritu a todos los que creen en el Atlético de Madrid. No tendrán dinero como los ricos o millonarios que compran los teóricamente mejores jugadores del mundo, pero sí tienen algunos genes que no se adquieren con dinero.

Diego Pablo Simeone ha conseguido crear una marca que no se iguala ni se imita. Se tiene o no. Puede aprenderse pero no comprarse. Simeone ha hecho posible que una afición que se desencantaba cada dos por tres, aunque lleguen también grandes disgustos, no dejan de creer.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook