Pamela Anderson quiere visitar a Trump para pedirle que perdone a Assange


Pamela Anderson y Julian Assange.
GTRES


Pamela Anderson parece otra en esta su segunda vida. No destacó como actriz y ahora, apartada de las cámaras, muestra su personalidad y su compromiso. Tiene 50 años, una mente curiosa y se mete en muchos jardines sin complejo alguno. El último es conseguir que Julian Assange pueda salir de su encierro y recupere su vida.

La ex de Los vigilantes de la playa quiere verse con el presidente de EE UU, Donald Trump, para que “perdone” al ciberactivista australiano. Assange va a cumplir este verano seis años resguardado en la Embaja de Ecuador en Londres, donde se encuentra asilado desde el 19 de junio de 2012. El activista era requerido desde 2010 por las autoridades suecas debido a las acusaciones de dos mujeres por supuesto abuso sexual, pero Suecia archivó en mayo la causa.

Pamela ha declarado que este paso sería un “movimiento inteligente”, aunque al decirlo no ha explicado si se refiere a que Trump perdone al fundador de WikiLeaks o a su intención de visitar al presidente estadounidense.

De momento, conocemos las opiniones de la actriz sobre ambos personajes. Lo ha contado en una entrevista con The Hollywood Reporter. Si finalmente Anderson pide un encuentro con Trump no será la primera que se encuentren. O mejor, no será la primera vez que estén bajo el mismo techo.

Los encuentros de Pamela con Assange

Cuenta Pamela que ya tuvieron una relación “profesional”. La actriz fue contratada para asistir a una fiesta que daba Donald Trump. “Creo que fue en uno de sus cumpleaños. Me contrataron para estar allí. Nos daban a todos 500 dólares al día. Él estaba con su esposa, aunque no me acuerdo cuál… No fue nada especial”, ha explicado. Definitivamente, no parece que cruzaran ni dos palabras.

Respecto a Assange, Anderson le considera su amigo, aunque de sus palabras podría deducirse algo más. Explica la actriz que visitó al ciberactivista en la Embajada de Ecuador, lugar de su encierro. Al respecto, un representante de Assange ha declarado a la revista People que a Julian “le gusta hacerle sonreír. Ella está preocupada por su bienestar y cree que no ha cometido ningún crimen, sino que ha sido tratado cruel e injustamente”.

Por eso, por ese trato injusto, Pamela Anderson estaría pensando en pedir esa reunión con Trump para mediar en favor de su amigo. Tal vez se haya inspirado en Kim Kardashian. La celebrity ha logrado que el presidente estaounidense conmute la pena a Alice Marie Johnson, una presa de 63 años.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook