Houston tenemos un problema… con los Warriors


Este lunes se volvió a escuchar aquella frase de la Apolo 13 “Houston tenemos un problema” y se equivocan los Rockets si creen que el mismo solo se llama Kevin Durant, pues el problema es mucho más grave.

Si bien el delantero de los Warriors con sus 37 puntos fue el martillo que demolió a los Rockets 119-106 en el Juego 1 de la serie final de la Conferencia Oeste, no fue el único.

Su duelo con James Harden digamos que estuvo parejo. Harden anotó 41 puntos, pero Durant fue la bujía que encendió la llama en los momentos clave y cuatro puntos no es diferencia.

Stephen Curry y Chris Paul también se anularon prácticamente. Curry terminó con 18 puntos, más seis rebotes, y Paul con 21, más 11 rebotes.

Daymond Green solo anotó cinco puntos, pero tomó nueve rebotes, dio nueve asistencias y sobre todo fue el eje de la defensa de los Warriors ante un Clint Capela que no estuvo mal, al terminar con 12 puntos y seis rebotes.

Ya serían 13 los puntos de ventaja de Houston con solo tres hombres, pero Golden State es mucho más.

La diferencia la puso Klay Thompson que con sus 28 puntos superó ampliamente los 15 de Eric Gordon, quien aunque venga del banco es otra de las piezas clave de los Rockets.

El resto del equipo de Houston sumó 30 puntos, mientras los otros Warriors llegaban a 31, con 11 de Andre Iguodala.

Thompson demostró de nuevo que es una estrella, aunque los focos se los lleven otros.

Houston no jugó mal, disparando para un 45.9 por ciento (35.1% en triples), pero Golden State lo hizo para un 52.5 por ciento (39.4 en triples). Los Warriors son más eficientes y a los Rockets le costará dios y ayuda poder detenerles.

Gordon dice que hay que defender mejor, pues que se lo aplique porque el “suyo” fue el que inclinó la balanza.

Los Rockets tiene dos buenos jugadores, los Warrios cuatro y ese es el verdadero problema.

Este miércoles (9 p.m. TV: TNT) se volverán a ver las caras en Houston en el Juego 2 de la serie, que contra pronóstico favorece a Golden State 1-0. Un 2-0 fuera de casa sería un golpe casi definitivo, de ahí la importancia del encuentro.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook