De vivir en casa rentada a mansiones y ranchos


Por Mirella Cáceres

Jun 11, 2018- 22:16

Mauricio Funes nunca llevó un estilo de vida modesto. Si bien en su etapa de periodista vivía en una casa en la residencial Casa Linda en Santa Elena, una zona de clase media alta de Antiguo Cuscatlán, vivía con deudas. Su situación financiera cambió desde que fue electo presidente del país en 2009.

Funes nunca se graduó de la universidad pero inició una exitosa carrera como periodista. De reportero en el canal estatal de televisión llegó a ser reportero y posteriormente director de noticias de Canal 12, además conducía el programa Entrevista Al Día, desde donde ejerció un periodismo crítico y enfocado a los gobiernos de ARENA. Allí forjó una imagen mediática que le llevó a ser considerado del FMLN a la Presidencia y la lograron en 2009.

Pese al éxito profesional, él no era un hombre rico. Incluso apareció en una lista de personas morosas de unaempresa relacionada con Carlos Cáceres, quien más tarde llegó a ser su ministro de Hacienda.

Pero ya en el poder, Funes empezó a proyectar un estilo de vida lujoso. Imágenes de paseos en yate con amigos y financistas de su campaña como Miguel Menéndez, y su viaje a Disneylandia en Orlando (EE. UU.) en un avión privado junto a su entonces esposa Vanda Pignato e hijo, y parientes de ella, indicaban su costoso estilo de vida.

Luego salió a la luz la lujosa residencia en la que viviría al dejar el gobierno. Ubicada en la exclusiva colonia Altamira, la casa tenía variedad de comodidades: piscina, amplia cochera, bodega para vinos, estudio de música y hasta un área de juegos. El valor de la casa fue de $500 mil, pero Funes alegó que no era de su propiedad sino de su amigo Mecafé, y que este se la rentaría porque no le alcanzaba para comprar una casa. Pero tales declaraciones no resultaron coherentes con el estilo de vida que empezó a llevar una vez acabada su gestión presidencial y que fueron saliendo a luz.

Una publicación de El Faro reveló la cantidad de viajes en aviones privados que realizó durante su mandatario, varios de ellos junto con Mecafé, su entonces amante y hoy pareja Ada Michelle Guzmán entre otros. Funes admitió a ese medio que realizó viajes turísticos pero también por motivos de salud y que no usó fondos públicos.

Fotografías de Funes con una acompañante en una exclusiva discoteca de Miami en la que se le ve bebiendo y con un maletín negro en las manos, junto a Jorge Hernández, hoyprocesado por lavado de dinero, también indicaban sus lujos.

Dueños de inmuebles
Pero el detalle del dinero que derrochaba quedaron retratados en la investigación que le hiciera la sección de Probidad. En ella se determinó que obtuvo ingresos injustificados, ahorros significativos sin tener capacidad económica para ello, pago de altos montos y por anticipado de varios créditos de él y de su entonces esposa Vanda Pignato, entre otros, ingresos que en parte no pudo justificar y fue condenado a devolver al Estado $419,145.

En esa investigación de Probidad se determinó, entre otros, que Funes realizó gastos en tiendas lujosas en EE. UU., Brasil, y Panamá, que superaron los $54 mil. Aunque no detalla qué compró, en esos comercios vendían relojes, carteras, zapatos, maletas, computadoras etc.

La reciente investigación de la Fiscalía General también ha determinado que Funes utilizó $10 millones del Estado para transacciones personales. Esto como parte del desvío de $351 millones de fondos públicos en que participó a través de una estructura que él ideó.

Según la Fiscalía, Funes adquirió con ese dinero 14 propiedades, entre ellas la casa en la colonia Altamira, que él negó que era suya, dos ranchos en la playa y una finca. Para ello, explicó el Fiscal General, Douglas Meléndez, utilizó testaferros (prestanombres) para ocultar la inversión hecha con fondos públicos, y que algunos de estos inmuebles están a nombre de las empresas Serpinsa-Mecafé y Export Service.

Tags


Corrupción
El Salvador
FMLN
Mauricio Funes

















Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook