Consejos para ahorrar energía en verano


Si en 2015 un 26% de los hogares se mostraba descontento con los servicios de electricidad, el último Panel de Hogares que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) realiza cada seis meses, y cuya más reciente edición, referente a la segunda mitad de 2017, se ha publicado este mes de mayo, muestra que esta cifra ha bajado al 19% de los hogares consultados, que manifestaron estar poco o nada satisfechos con este servicio. La banda ancha fija y la televisión de pago no satisface al 17 y 16% de las familias, respectivamente. El porcentaje de clientes contrariados con el gas natural es de un 12%, de los más bajos.

La principal razón que los consumidores tienen para quejarse de sus servicios energéticos es el elevado coste de la electricidad —la OCU ha advertido que la factura de mayo será de media cuatro euros más cara— y el gas. El Panel de Hogares recoge que “la percepción de falta de calidad en estos servicios ha aumentado en el último año”.

La CNMC cuantifica igualmente información sobre el número de reclamaciones. El servicio que menos registró fue el de gas natural con apenas un 5%.

Un estudio realizado en 2016 por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), basado en 9.000 entrevistas y 600 mediciones reales, concluyó que un hogar en España registra un consumo energético medio de 9.922 kilovatios-hora (kWh) al año, de los cuales hasta el 70% provenía del uso de la calefacción en las casas de zonas más frías. En euros, esto se traduce en unos 990 euros anuales de media.

Del estudio Consumo de energía en España 2017 realizado por Fintonic se deduce que la factura energética de los hogares españoles creció un 6% con respecto a 2016. Así, si el año pasado el gasto medio anual en electricidad y gas fue de 1.262 euros por familia, en 2016 esta partida fue de 1.192 euros en todo el año, según se lee en este informe. Los residentes en Cataluña son los ciudadanos que tuvieron que hacer frente al recibo más alto de toda España, que ascendió en 2017 a 1.483 euros, lejos de los canarios, fueron los que menos pagaron por la energía abonando un total de 739 euros al año.

Por comercializadoras, Iberdrola, Endesa y Gas Natural son las compañías líderes del mercado y entre las tres aglutinan el 84,5% de los clientes. Fintonic detecta asimismo un aumento progresivo de las nuevas compañías como Holaluz y Podo. “En 2017, un 6,7% de los ciudadanos con contrato de servicio energético se decantó por estas nuevas comercializadoras, según sus datos, lo que supone un incremento de 1,9 puntos porcentuales con respecto al año anterior. En términos de facturación, la cuota de mercado de las nuevas comercializadoras fue de un 5,2% en 2017, frente al 3,9% de 2016. Holaluz fue en concreto la compañía que más creció entre las nuevas comercializadoras (+0,5 puntos porcentuales), seguida de Podo (+0,2 pp).

Mejora la eficiencia

Este invierno, el frío registrado ha impulsado el consumo energético. Según los datos del Gestor Técnico del Sistema Enagás, en lo que llevamos de año (a cierre de 30 de abril), la demanda convencional de gas natural, destinada a los consumos de hogares, industrias y pymes, ha crecido un 7,8% impulsada por las bajas temperaturas y el aumento del consumo industrial, en línea con la positiva evolución económica del país.

Por otra parte, de acuerdo a los datos provisionales del informe La energía en España 2016 del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, “el sector industrial continúa la tendencia de descenso en el consumo de energía final iniciada en 2010, experimentándose una disminución de la demanda del 5,2% respecto a los datos de 2015″. Una disminución del consumo energético que viene dada “por la implementación de medidas de eficiencia energética, ya que el índice de producción industrial, que mide la evolución mensual de la actividad productiva de las ramas industriales, aumentó un 1,9% durante 2016 respecto a 2015″. Respecto a los sectores residencial y terciario, también se ha reducido la demanda un 4,1% en referencia al año anterior.

La Fundación Gas Natural Fenosa promueve medidas que consiguen ahorrar hasta el 40% de la factura energética. Entre ellas destacan las reunidas en el estudio Re-habilitación exprés para hogares vulnerables. Soluciones de bajo coste, que agrupa un total de 77 soluciones que suponen inversiones de entre 50 y 7.000 euros y con las que se aumenta un 22% la cantidad de días de bienestar al año sin consumir energía. Además, según aseguran desde Gas Natural Fenosa, estas medidas “evitarían las temperaturas por debajo de los 10ºC y reduciría los días por encima de los 29ºC, durante todo el año”.

Con la llegada de calor termina la época de la calefacción pero comienza la del aire acondicionado, que supone otra de las grandes partidas dentro de la factura de luz anual. Desde el portal comparador de tarifas Kelisto.es, recuerdan que “es mejor optar por un sistema centralizado, que es más eficiente que, por ejemplo, un transportable”. En IDAE añaden además que “los ventiladores producen una sensación de descenso de la temperatura de entre tres y cinco grados centígrados y su consumo de electricidad es muy bajo”. Fuentes de Kelisto.es agregan que “para optimizar su uso debemos instalarlos en una zona de sombra lo más alejada posible de los aparatos que desprendan calor”.

HENAR DE PEDRO. FUENTE: IDAE.

Ventila a primera hora

De cara al verano, hay muchas formar de ahorrar energía y dinero. Las ventanas que dejan entrar el sol de forma directa son un foco de calor que debemos evitar para no sobrecalentar la casa. “Podemos optar por instalar persianas, cortinas opacas o toldos, que por un precio asequible consiguen un ahorro de energía superior al 30%“, apuntan desde Kelisto.es. Otra forma de enfriar el ambiente sin necesidad de encender ningún aparato es ventilando la casa a primera hora de la mañana o por la noche, cuando las corrientes de aire pueden ser más frescas.

“Los termostatos son muy cómodos para seleccionar la temperatura que queremos, pero no hay que abusar de ellos: 21 grados centígrados bastan para un ambiente confortable. Recuerda que cada grado extra incrementa un 7% el consumo, es decir, casi 30 euros anuales”, explican fuentes del comparador.

Mejorar el aislamiento del edificio es clave, si bien estos cambios conllevan normalmente una obra en la estructura de la vivienda y una inversión económica más importante. Aún así, según los cálculos de Kelisto.es, las ventanas aislantes y con doble cristal permiten ahorrar hasta 200 euros al año.

En la cocina, utilizar ollas y sartenes que se ajusten al tamaño de los fuegos o focos de calor reduce el tiempo de cocción, lo cual se traduce en un ahorro de hasta 60 euros al año. El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más consume, pues está constantemente encendido. El IDAE recuerda lo cara que puede salir la formación de escarcha o hielo, pues “actúa como aislante y no deja enfriar, consumiendo energía inútilmente”. “Bastan dos milímetros para aumentar un 10% el consumo de energía”, concretan en Kelisto.es. Los modelos que evitan heladas (no-frost) solucionan este problema.

HENAR DE PEDRO. FUENTE: IDAE.

Respecto al horno, que es un gran consumidor de energía, en el IDAE apuntan que “no es necesario precalentarlo para cocciones superiores a una hora. Los modelos con circulación forzada reducen su tiempo de cocción al menos en un 15%”.

La lavadora sí que es un electrodoméstico al que damos mucho uso. “Lavar en frío la ropa es una forma de ahorrar energía y agua, y además contribuye a que las prendas duren más tiempo. Si solamente bajas de 60ºC a 40ºC ya puedes ahorrar hasta un 55% del gasto energético anual (unos 40 euros en total)”. Usar el lavavajillas (lleno) es más eficiente y económico que fregar los platos a mano. Este aparato utiliza apenas entre 10 y 14 litros por ciclo, según los datos del IDAE.

Hay pequeños electrodomésticos que a pesar de su tamaño producen calor y aceleran el contador de la luz. Es el caso del robot de cocina o la plancha. Respecto a estas últimas, “los modelos con centro de planchado compacto ahorran hasta un 46% comparadas con las convencionales de vapor”, indican en el IDAE. El microondas requiere un 60% menos de energía que un horno convencional.

HENAR DE PEDRO. FUENTE: IDAE.

En total, los electrodomésticos consumen el 12% de la energía de un hogar, según los datos de Gas Natural Fenosa. El agua caliente es el mayor consumidor de energía en el hogar (26%) por solo por detrás de la calefacción (41%). “Instala perlizadores en los grifos, estos inyectarán aire en la salida del agua haciendo que la sensación de caudal sea la misma pero reduciendo el consumo de agua un 60% y el de la energía para calentarla.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook