Canadá advierte contra inmigración ilegal desde EEUU


En un esfuerzo para evitar que se repita la situación del verano pasado, cuando miles de haitianos cruzaron ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y Canadá huyendo de las duras políticas de inmigración del presidente Donald Trump, el gobierno canadiense está nuevamente tratando de frenar la migración ilegal a ese país.

Esta vez el enfoque no se centra únicamente en los haitianos radicados en Estados Unidos que perderán su protección temporal contra la deportación el 22 de julio del 2019, sino también en más de 200,000 inmigrantes de Honduras, Nicaragua y El Salvador que enfrentan plazos similares para abandonar el país.

A todos el gobierno de Trump les ordenó prepararse para regresar a sus países de origen y el año pasado se comenzó a eliminar paulatinamente la protección humanitaria especial conocida como Estatus de Protección Temporal o TPS. El programa, establecido en 1990, brinda protección temporal a inmigrantes que huyen de condiciones peligrosas causadas por conflictos armados y desastres naturales.

“Algunas personas creen que hay un programa TPS en Canadá. Eso no existe “, dijo Randy Boissonnault, un miembro del Parlamento canadiense por el Partido Liberal que visitó Miami la semana pasada para reunirse con líderes de la comunidad haitiana e hispana a fin de advertir a los que estén considerando buscar asilo en el país vecino del norte.

“La realidad es que si cruzas la frontera y no tienes éxito con tu solicitud de asilo, regresarás a tu país de origen. Es posible que no hayas estado allí durante 20 años. Tampoco puedes volver a Estados Unidos “, dijo.

Mientras Boissonnault visitaba Miami, Trump se dirigía a Montreal para asistir a la cumbre del G7, a la que también acudió el presidente haitiano Jovenel Moïse. Fue el segundo viaje de Boissonnault al sur de la Florida en siete meses para advertir a los inmigrantes de que no crean en publicaciones que se difunden en redes sociales y los rumores de que Canadá es un refugio para los inmigrantes protegidos por el TPS o indocumentados.

Desde el primer viaje de Boissonnault a Florida en noviembre pasado, la administración Trump ha anunciado una fecha de finalización del TPS para inmigrantes de Haití, El Salvador y Honduras. La administración había anunciado previamente el final del TPS para inmigrantes de Sudán y Nicaragua. También han aumentado las detenciones de migrantes indocumentados que intentan cruzar la frontera entre EEUU y México. Las detenciones han resultado en la separación de cientos de niños de sus padres.

“Entendemos que las personas van a tomar decisiones sobre su futuro y queremos que tengan la información correcta”, dijo Boissonnault. “Hay formas legales mediante las que podrían venir a Canadá”.

El parlamentario dijo que los interesados en inmigrar a Canadá deben consultar el sitio web gubernamental, immigration.gc.ca. Agregó que Canadá ha aumentado el número de inmigrantes legales que aceptará de 260,000 en el 2015 a 340,000 para el 2020. El país también ha aumentado los recursos, incluida financiación y contratación de personal, para hacer frente a una posible ola de inmigrantes, tras las lecciones aprendidas el año pasado cuando 23,578 solicitantes de asilo cruzaron ilegalmente a Canadá.

Crossing to Canada(2)

Un niño haitiano va en brazos de su padre al acercarse a un punto de cruce ilegal en la frontera con Canadá el 7 de agosto del 2017.

Charles Krupa AP

Mientras que los haitianos representaron el grupo más grande – 7,164 buscaron asilo en Canadá entre febrero del 2017 y marzo de este año – Canadá también vio una afluencia de nigerianos en el mismo período de tiempo.

La llegada de 6,633 nigerianos, muchos de ellos con visas válidas de EEUU, obligó al gobierno canadiense a enviar tres funcionarios de inmigración, seguidos por el ministro canadiense, de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, Ahmed Hussen, a Lagos, la capital de Nigeria, a principios de este año para tratar de frenar el flujo.

Si bien no hay planes inmediatos para que los funcionarios canadienses hagan lo mismo con los países cuyos ciudadanos cuentan con el TPS, el gobierno está enviando sus representantes a las comunidades en Estados Unidos con grandes grupos de personas de esos países.

Artículos relacionados de el Nuevo Herald

Las visitas vienen con una advertencia: si deciden correr el riesgo, existe una alta probabilidad de que sus solicitudes de asilo sean rechazadas.

Por ejemplo, de las 830 solicitudes de asilo de haitianos que han sido procesadas por la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá, solo el 11.8 por ciento o 98 solicitudes han sido aceptadas, mientras que el resto ha sido rechazado , según el sitio web de la agencia. Los que fueron rechazados están en proceso de ser deportados.

“El noventa y dos por ciento de los haitianos que cruzaron el año pasado no podrán quedarse en Canadá a largo plazo,” dijo Boissonnault.

Boissonnault dijo que las personas que están considerando inmigrar a su país han malinterpretado el sistema de inmigración de Canadá al considerarlo acogedor, porque el país permite que los solicitantes de asilo reciban permisos de trabajo una vez que hayan pasado los controles de antecedentes y son liberados de los centros de detención.

“Sí, existe la hospitalidad canadiense”, dijo Boissonnault, “pero tiene una fecha de expiracion si se rechaza su asilo”.

Randy McGrorty, director ejecutivo del Servicio de Caridades Católicas, quien se reunió con Boissonnault en Miami, dijo que aún es muy temprano para saber qué harán los inmigrantes protegidos por el TPS cuando se acerque la fecha límite para abandonar Estados Unidos. La mayoría no perderá ese beneficio hasta el 2019, y no está claro cuántos se han vuelto a registrar en el programa TPS, lo que les permite obtener permisos de trabajo y licencias de conducir.

Pero en la medida en que se acerca la temporada de calor y el final del año escolar, los funcionarios canadienses dicen que quieren advertir a las familias que comienzan a contemplar su futuro.

“Estamos dejándole saber a la gente, a medida que se agota el tiempo con el TPS, que tomen decisiones con la información correcta”, dijo Boissonnault.

Y para aquellos que piensan solicitar asilo en Canadá, Olga Radchenko, directora de asuntos parlamentarios en la Oficina del Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, que viajó con Boissonnault, hizo hincapié en los obstáculos.

“No es suficiente solo con decir que hay pobreza, que los servicios sociales en mi país no funcionan, que hay violencia. Debes demostrar que de alguna manera enfrentarías un riesgo personal [al regresar]”, dijo.

Boissonnault y Radchenko dijeron que el gobierno canadiense ha invertido para estar mejor preparado este año: han aumentado el personal en la frontera y ajustado sus estrategias de difusión con videos en YouTube y anuncios personalizados de internet .

“Cuando las personas ingresan a Google y escriben ‘¿Cómo cruzo la frontera en Roxham Road?’ o ‘¿Cómo me mudo a Canadá?’ reciben un anuncio del gobierno que dice: ‘Si estás buscando información sobre cómo mudarte a Canadá, ve a nuestro sitio web'”, dijo Radchenko. “Así llegamos a personas que realmente están buscando esa información”.

Lo que los inmigrantes deben saber: si cruzan ilegalmente la frontera de Canadá serán arrestados.

“La gente ha sido mal informada [creyendo que] al cruzar la frontera solo reciben beneficios, cuando de hecho hay un proceso muy riguroso”, dijo Boissonaul. “Tenemos un proceso legal, estricto de inmigración que continúa mientras revisamos las solicitudes de asilo y queremos que la gente lo entienda. No confundan la hospitalidad canadiense con una residencia permanente en Canadá”.




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook